Skip to content

Tenemos que hablar… la Economía del Bien Común

16 junio, 2012

En la naturaleza, el crecimiento es tan solo un medio para aspirar al tamaño óptimo Leopold Kohr (small is beautiful)

Hoy todo el mundo habla de Economía con mayor o menor acierto. Vivimos en un estado de contínua tensión pendientes de términos y conceptos que hasta ahora no conocíamos y que hemos integrado en nuestro día a día. A todas horas escuchamos informaciónes que, por un lado, ayudan a generar más miedo e incertidumbre y, por otro, potencian una idea negativa y pesimista del sistema en el que nos encontramos, además de dejar claro que no existe alternativa viable fuera de ese mismo sistema.
Es por ello que encontrar personas con ideas distintas e inspiradoras como las que expone Christian Felber en esta conversación con Jaume Barberá en el programa de entrevistas Singulars, nos hace pensar que se pueden hacer las cosas de otra forma y que con voluntad de cambio y atendiendo a principios y valores determinados podemos encontrar un camino menos autodestructivo.
Christian Felber es un economista austriaco experto en líneas de pensamiento económico heterodoxo, como lo es la economía evolutiva o la economía sustentable, que es aquella economía que se inspira en la biología y el desarrollo evolutivo y que toma en cuenta los equilibrios biológicos por encima de los equilibrios de mercado. En su planteamiento, Felber expresa la necesidad de establecer un modelo económico que diste del actual capitalismo, pero también alejado del comunismo. Se trata de hacer compatible libre mercado y planificación centralizada, (re)introduciendo la economía en la que el bien común (los principios de la comunidad) estaban por encima de los intereses individuales.

La meta de la conviviencia es el bien común y la justicia

¿Qué es la economía del bien común?
Partimos de una premisa: existe voluntad de cambio, hay mucha gente que desea un nuevo modelo económico. El sistema actual se basa en una serie de valores contradictorios y negativos. Dos reglas rigen el mercado hoy: el afán de lucro y la competencia como la forma preponderante de relación. Estas dos reglas generan una serie de valores dañinos: el egoísmo, la avidez, la envidia, la irresponsabilidad, la desconfianza y la desconsideración. Si las reglas del jugo fueran otras, si cambiáramos esas reglas por la búsqueda del bien común y la cooperación, lo normal sería que se potenciaran las virtudes del ser humano como: la bondad, el aprecio, la confianza, la responsabilidad, la solidaridad, el compartir. El obejtivo primario de la Economía debe ser satisfacer las necesidades y provocar el bien común.
Paso a resaltar alguna de sus ideas fuerza:

  • El dinero es positivo solo cuando se plantea como un medio para organizar la producción y división del trabajo de forma compleja
  • El exito de la economía se debe medir no mirando el medio, sino la meta: el bien común, la calidad de vida
  • El sistema debe atender a los principios constitucionales en los que se basa la mayoría de las democracias
  • Se debe averiguar entre la misma ciudadanía en asambleas comunales cuáles son los factores fundamentales de calidad de vida
  • El exito de una empresa se debe medir por su responsabilidad con respecto a derechos humanos, medio ambiente, ética laboral, comercio justo y no por su balance financiero y por si ha duplicado su dinero
  • Las empresas no deberían invertir sus beneficios en operaciones financieras especulativas, en la compra de otras empresas con fines no éticos, ni en donaciones a partidos políticos (todos somos iguales, todos tenemos los mismos derechos, que una gran empresas pueda financiar partidos puede vulenerar ese principio democrático)

Tenemos que hablar sobre las cuestiones más elementales

Con la Economía del Bien Común, Felber no propone algo en concreto, ni es una fórmula mágica que logrará acabar con todos los males. Lo que sí hace es proponer un debate entre todos. Propone debatir en asambleas democráticas comunales temas cruciales como la democratización de las empresas, la herencia, limitar la propiedad privada o las desigualdades de renta. Es, en definitiva, un proyecto de participación en el que la teoría y la práctica van juntos, en el que es importante aunar de verdad la idea y la implementación práctica de la misma.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 16 junio, 2012 8:51

    Estupendo artículo. Lo mío es más de andar por casa: http://tiemporevuelto.wordpress.com

    • lorenandreu permalink*
      17 junio, 2012 6:32

      Gracias Patxi. Ni mucho menos. Acabo de leer y releer la serie Buenos días, idiotas y me ha gustado mucho, especialmente este post Me parece una comparación muy acertada, pero una pregunta: tengo claro quienes son los tenistas, cómo usan su poder (las raquetas), quienes son(somos) las pelotas, los medios, pero… y los espectadores? ;-)

      • 17 junio, 2012 17:12

        Chico, buena pregunta. como yo soy la pelota, a esa velocidad y con tanto golpeo, ¿crees que tengo tiempo para mirar a la grada? Tal vez sean los que no se inmutan, pase lo que pase, hasta que les toque a ellos ser la pelota. Saludos y gracias por tu atención, me gustó tu artículo.

Trackbacks

  1. ¿Qué es lo que aletea en nuestras cabezas? Intervención del Presidente Mujica en Río+20 « Loren Andreu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: